Hoy 8 de marzo, cuando conmemoramos una vez más el Día Internacional de la Mujer, veo con orgullo como hemos trabajado en pro de mejorar las condiciones de vida para ellas y sus familias.

Recuerdo como logramos con el barrio Obrero llevar un techo a tantas madres cabezas de hogar, que día a día soñaron con cumplir tan importante anhelo.
También fue una prioridad apoyar a las madres trabajadoras con la construcción del Centro de Desarrollo Integral Manitas con Amor, donde cuidamos a sus hijos mientras ellas podían llevar el sustento a sus familias.

En todas las obras contamos con mujeres en las distintas especialidades y profesiones, que trabajaron codo a codo en el desarrollo de cada uno de nuestras iniciativas.
Las Ciudadelas Educativas fueron otra realización pensada en su favor, pues logramos dar a los niños y jóvenes espacios adecuados para una formación integral que ya comienza a dar frutos con los excelentes resultados en pruebas Saber.

No hay un solo componente de la gestión que he realizado en 20 años de servicio público que no haya estado encaminado de manera directa o indirecta en el beneficio de la mujer, siendo ella el soporte, eslabón y techo de nuestra sociedad. Por ello hoy solo me queda, más que felicitar, dar las gracias por inspirar, edificar y sostener nuestra sociedad.